Carvilsi, el otro autor de este blog, comentaba hace unos días que lo que hace falta no es una revolución, sino una evolución. La idea me parece muy buena y muy acertada, ya que como explicaba él, las revoluciones solo sirven para cambiarle el collar al perro.
Durante siglos hemos visto como las revoluciones han derrocado a los de arriba y los de abajo han pasado a ocupar el sillón de los de arriba. El resultado es bueno al principio, pero a la larga surgen los mismos problemas que antes: el de arriba acaba sometiendo al de abajo y vuelve a surgir una masa oprimida que quiere derrocar al de arriba.
¿Por qué no romper ese ciclo y evolucionar como especie? Si las revoluciones son relativamente lentas, la evolución lo sería aún más, pero quizás el resultado sea mejor y más durardero.

¿En qué consiste la evolución? Yo creo que debería tratarse de un cambio de conciencia, un cambio de paradigma. La evolución debe pasar por un cambio de punto de vista, un cambio de base. Para mí, sería educar y ver el mundo no como una competición, sino como una colaboración. Que el ordenamiento no sea vertical, sino horizontal. Que para avanzar y progresar no tengamos que pisar al de abajo para llegar más alto, sino ponernos uno al lado del otro y crear entre todos algo que nos convenga a todos.
Es sólo una idea, pero en general, creo que sería muy positivo educar a la pobración con valores cooperativos en vez de educarnos con valores competitivos, como se viene haciendo: en la escuela, en nuestra relaciones sociales, en el trabajo…

¿Por qué competir? Competir significa quedarse solo, dividirse y además fomenta sentimientos negativos para la mayoría: frustración, estrés, envidia, egoísmo… mientras que la cooperación implica solidaridad, generosidad, participación, ayuda, comunidad… ¿Por qué no educar y crecer con este paradigma?

Un ejemplo de evolución, comentaba una amiga cuando carvilsi expuso su idea, es la del matrimonio entre parejas homosexuales. Nuestro pensamiento ha evolucionado, hemos incorporado en nuestra forma de entender el mundo esas relaciones como relaciones válidas y posibles. Este es un buen ejemplo de evolución, y creo que el resultado es más consistente que si se hubiese impuesto con una revolución.
Evidentemente es una cambio lento, pero quizás es resultado sea más positivo.

Anuncios